BOCANADAS DE AIRE - POEMA


Ceñida en la piel del ultraje,
el cuerpo de la mujer
herido por la daga del agravio
armada con los puños del desgarro
el cuchillo del grito
y la entraña por bandera,
agrieta la urdimbre tirana.
A bocanadas inhala aire
cabalga en el lomo del viento,
la estela de sus cabellos
planea en el extenso alba de su legítima piel.




© Mercedes Ridocci