Imagen - Antonio Garcia Vega


Al despuntar el día
me postré ante mi cuerpo inerte.

Vi como los buitres picoteaban la niña de mis ojos
bebían del rojo de mis labios
gustaban del tuétano de mis huesos
roían las vísceras de mi vientre hendido.


Al caer la tarde
Vi como las huellas de sus garras
formaban sobre mis desechos
tatuajes de muerte.





© Mercedes Ridocci