Tendida sobre llamas de agua
prendió la quietud de la muerte
se ahogó el canto del árbol
el quiebro del viento.



© Mercedes Ridocci