SÚBITA ASFIXIA


Imagen de Salvador Dalí: María Magdalena


Impetuosos destellos
apuntan al tuétano de la cándida célula.
Hierve escondida la sangre en el despliegue
Sus radiantes extremos
confían en agudos y serpentinos vapores

Un sonido sordo
imprevisible, astuto y malicioso
la pliega sobre sí misma,
y la sangre que hierve
se estrangula en la espiral
del vertiginoso movimiento.



© Mercedes Ridocci