LUZ CANSADA





Desprende la cocina olor a luz cansada,
a lumbre fría.
Las cacerolas derraman penas,
sudan suspiros las sartenes,
los cazos revuelven sangre amarga,
estrangula alegrías el lazo del mandil,
la espalda de la madre vibra en llanto,
pulsa ausencias del padre.

“La niña la mira, mira, la niña la está mirando”.


© Mercedes Ridocci




LA DANZA DE LA ZOZOBRA





Pasos de zozobra
danzan y  danzan
giran y giran sobre puntas heridas
se enredan
se sangran
se anegan en tierra blanda de agua.

Tejen los brazos
hilos de lágrimas solas
en el espacio sin norte
en el tiempo sin medida.

Tiembla la espina dorsal
se retuercen las crestas del vientre
entre ecos de silencio.

El alma implora clemencia.



© Mercedes Ridocci