SED DE SAVIA BLANCA





Entre oxidados barrotes de costilla de mujer,
el hombre de alas atadas y lengua amordazada,
sediento de savia blanca,
se revuelve entre inaccesibles senos de punta dorada,
entre imposibles pubis de estrías granas y calientes.



© Mercedes Ridocci