Me duele callado


Tu rostro me duele, me duele callado 
sellado en el marco de un tiempo incierto
tallado en el lienzo olvidado del deseo. 

Tu rostro me duele, me duele callado
sangrando en la espina dorsal de mi memoria,
allí donde el pensamiento se aloja a su antojo
y nada puedo hacer para acallarlo.

(del poemario "Arrugas de silencio")

Polvo de madre muerta


Antes de nacer
murieron
siete versos en el limbo
que no alcanzo
esparcen estelas de ceniza
polvo de madre muerta
luminarias de leche.

© Mercedes Ridocci