En el muro del crepúsculo



Sentada al oeste de atardeceres que no cesan
el canto del ángelus ignora
el cincel que edificó tu orfandad.
Enredada en el mástil del silencio
tu cabeza yace
en el muro del crepúsculo.

© Mercedes Ridocci